Jabón casero líquido de glicerina

Si quieres hacer un jabón líquido pero estás empezando y buscas una receta sencilla y con pocos ingredientes, quédate porque voy a mostrarte la receta más fácil, hoy preparamos: jabón casero líquido de glicerina.

En el blog ya hemos visto varias recetas para hacer jabón casero de glicerina en pastillas pero teníamos pendiente su versión líquida. Y es que son muchas las personas que prefieren lavarse o ducharse con un jabón o gel líquido.

La glicerina tiene muchas propiedades: hidrata la piel, la suaviza, la revitaliza y ayuda a prevenir el acné, por lo que es muy recomendable para todo tipo de pieles, tanto las maduras y secas como las grasas.

A continuación vamos a ver qué necesitamos para hacer esta receta.

Ingredientes:

Y además, necesitaremos: una cacerola, una espátula para remover y un recipiente como este.

Modo de preparación:

  1. Echa el agua en una cacerola y ponla a hervir.

    Debes echar unos 750 gr de agua.

  2. Trocea la base de glicerina para que se disuelva mejor y añádela al agua hirviendo.

    Nosotros hemos optado por una base blanca de glicerina. La cantidad dependerá de lo que espese la base que hayas elegido, estará entre los 20 y 30 gramos para la cantidad de agua que se ha puesto.
    Consejo: si, una vez fría la mezcla, ves que queda demasiado espeso, puedes arreglarlo añadiendo más agua, o si queda demasiado líquido, añadiendo más base de jabón.
    Remueve bien con la espátula hasta que se disuelva completamente.

  3. Incorpora el colorante de tu elección.

    Puedes emplear un colorante que vaya acorde con el aroma. Por ejemplo, amarillo y aroma de miel o rosa, si vas a emplear un aceite esencial o aroma de rosa.

    jabón casero líquido de glicerina

  4. Continúa removiendo durante 4-5 minutos con la cacerola a fuego lento.

    No dejes de remover durante ese espacio de tiempo. Cuando se haya cumplido, retira la cacerola del fuego.

  5. Añade unas gotas de aceite esencial o aroma y deja enfriar la mezcla.

    No te preocupes si ves que ha quedado muy líquida. No espesará hasta que no se enfríe. Y tardará varias horas en enfriar. Para acelerar este proceso puedes pasar la mezcla a otro recipiente.

  6. Vierte el jabón en un dispensador.

    En la imagen puedes ver la consistencia final del jabón, ligeramente espesa. Así es como debe quedar. Este jabón puede durar sin problemas algunos meses envasado.

    jabón casero líquido de glicerina y miel

¿Te ha gustado la receta de jabón casero líquido de glicerina? Si es así, anímate a probarla y cuéntanos cómo te ha quedado 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *